domingo, 19 de diciembre de 2010

A no mentirse... y a perdonarse...




Mirame a la cara, sé que no querés,
pero debes, ya que tenés que asumir,
porque si no vas volver a repetir.

No te querés herir, ni seguir con miedo,
te quema el fuego, paralizándote en el acto,
y por temerle al impacto, volves al juego.

¿Y luego qué?, ¿hacer otra casa de arena?,
si estas atado a la cadena que te condena el temor.
No existe un explorador que lleve acuesta su pena.

Fuerte en tu oído suena, que no te escuchas ni vos,
te crees lobo feroz y sos una simple oveja,
en tus ojos existen rejas y el tiempo pasa veloz.

Siempre se elige entre dos, aunque esto no lo veas,
fundamentar lo que creas, es algo fundamental.
trabajo monumental por el cual surgen ideas.

Podes creer lo que quieras, eso no es lo importante,
pero no pongas delante un manto de arrogancia,
ya que huelo la fragancia de quien es un ignorante.

1 comentario:

  1. Mucho tiempo sin escribir... una pena, pero a la vez alegria.
    gracias

    ResponderEliminar